INCLIVA INVESTIGACIÓN BIOMEDICINA VALENCIA

La genética también influye en la calidad de los huesos

Investigadores de INCLIVA y de la Universitat de Valencia participan en el descubrimiento de dos biomarcadores –micro-RNAs- que identifican a las mujeres con osteoporosis.

Los resultados del proyecto de investigación han sido publicados recientemente en la revista internacional “Scientific Reports” publicada por el grupo editorial de la prestigiosa revista “Nature”.

El profesor del Departamento de Genética de la Universitat de Valencia, Miguel Angel García-Pérez, coordinador del Grupo de investigación de INCLIVA en genética de la osteoporosis, y el catedrático Antonio Cano, Jefe de Ginecología y Obstetricia del Hospital Clínico de Valencia, llevan años estudiando la osteoporosis en las mujeres.

Explica el Dr. García-Pérez que “los micro-RNAs son pequeños RNAs que participan en diversos procesos de regulación génica, y juegan un papel clave en diversos procesos biológicos, tales como proliferación celular, diferenciación y apoptosis. Actualmente se están convirtiendo en marcadores biológicos muy útiles ya que, cuando al analizar su presencia alguno no está dentro de los niveles habituales, alertan al médico de que existe un problema. Hoy en día hay miles de RNA ya identificados y caracterizados”.

El Grupo de investigación que dirige ya había publicado un trabajo en el que compararon en suero (sangre) un conjunto de Micro-RNAs entre mujeres que habían sufrido una rotura ósea y las que no. “Identificamos tres miRNAs (miR-122-5p, miR-125b- 5p, y miR-21-5p) que estaban elevados en las pacientes con fractura ósea. Es especialmente significativo el caso de uno de ellos, el llamado miR-21-5p, que se expresaba como un marcador independiente de la edad”. Señala que tener identificadas a las pacientes con un mayor riesgo desufrir una rotura ósea es especialmente importante para poder realizar una medicina preventiva eficaz ya que entre las mujeres que sufren una fractura de cadera la esperanza de vida disminuye sensiblemente, así como su calidad de vida. “La mortalidad en el primer año tras una rotura de cadera alcanza al treinta por ciento de las pacientes”. 

Profundizando en esta línea investigación, y en colaboración con el Dr. Cano y otros centros hospitalarios españoles llevaron a cabo un estudio para analizar distintas variantes genéticas en genes que tienen importancia en el comportamiento de los huesos. 

Participaron en él 2.183 mujeres postmenopáusicas de toda España, a las que se les realizó una densitometría de cuello femoral y de columna lumbar y un estudio genético. 

Los resultados identificaron dos variantes en genes de MicroRNAs asociadas a densidad mineral ósea (DMO) de cuello femoral o cadera (concretamente SNP rs6430498 del miR-3679 y el SNP rs12512664 del miR-4274). Aquellas mujeres que tenían variantes asociadas a mayores niveles de los dos MicroRNAs, también tenían un peor estado óseo y por lo tanto mayor riesgo. 

A juicio del profesor Miguel Angel García-Pérez la utilidad actual para el clínico es disponer de biomarcadores fiables que señalen que mujeres están en riesgo, de cara a poder adoptar medidas preventivas eficaces, tanto a nivel de tratamiento como se seguimiento. 

Además señala que, una vez identificados los MicroRNAs alterados en la osteoporosis y fractura ósea, las investigaciones se pueden centrar también en diseñar terapias biológicas que los inhiban y así evitar la pérdida ósea.

El estudio fue realizado con apoyo del Instituto de Salud Carlos III, en el marco de la convocatoria de la Acción Estratégica en Salud.

 

INCLIVA INVESTIGACIÓN BIOMEDICINA VALENCIA
INCLIVA INVESTIGACIÓN BIOMEDICINA VALENCIA