INCLIVA participará en una solución médica para pacientes con COVID-19

INCLIVA participará en una solución médica para pacientes con COVID-19

Valencia, 19 de mayo de 2020. El Instituto de Investigación Sanitaria INCLIVA, del Hospital Clínico de Valencia, va a participar en un proyecto de la Universitat de València (UV) liderado por Juan Saus, médico y profesor del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, para la detección y tratamiento precoz de las fases avanzadas en los pacientes COVID-19. La propuesta cuenta con el apoyo de la Generalidad Valenciana, dentro de la convocatoria ‘Capacidades del Sistema Valenciano de la Innovación en la lucha contra el COVID-19’, que financia acciones que dan soluciones innovadoras para combatir la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

El síndrome de Goodpasture ha sido objeto de estudio del grupo de investigación dirigido por Juan Saus en la Universitat de València desde 1988. Se trata de una hemorragia pulmonar con fracaso renal que en la actualidad se manifiesta de forma muy esporádica y que, a partir de nuevos descubrimientos del equipo de Saus, ha dado paso a una propuesta terapéutica para el COVID-19.

“La proteína GPBP (Goodpasture antigen binding protein), cuando se sobreexpresa y se acumula fuera de la célula, causa una desestructuración del microentorno y transforma finas estructuras membranosas en gruesas paredes fibrosas que dificultan la oxigenación y depuración de la sangre en el pulmón y el riñón. Esto estableció las bases para el desarrollo de EMTEST, un prototipo para medir GPBP en sangre y T12, un compuesto específicamente diseñado para inhibirla”, explica Juan Saus.

El equipo de investigación observó que la proteína GPBP se acumula en el pulmón de pacientes con un cuadro de dificultad respiratoria grave denominada síndrome de distrés respiratorio del adulto (SDRA), causado por infecciones o sepsis. “Cada vez hay más evidencias de que una sepsis con predominio de la afectación pulmonar es la causante de la fatalidad en la COVID-19”, explica Saus. “Con una sepsis, los tratamientos antibacterianos o antivíricos no son suficientemente efectivos para detener el proceso. Una vez desencadenado el SDRA en los pacientes con COVID-19, no se espera que un tratamiento que elimine el coronavirus modifique significativamente el curso fatal de la enfermedad”, concluye el experto.

Por este motivo, con el proyecto se quiere utilizar EMTEST para medir GPBP en la sangre de los pacientes COVID-19 y anticipar la aparición de SDRA. A continuación, guiado por los niveles de GPBP, administrar T12 a los pacientes COVID-19 en riesgo de distrés respiratorio y evitar la instauración de esta enfermedad. “Con esta propuesta queremos desarrollar un diagnóstico de inminencia de SDRA y un tratamiento específico para mejorar la supervivencia de las personas con COVID-19 y evitar los colapsos del Sistema Sanitario”, matiza Juan Saus.

En el proyecto liderado por la Universitat de València participan INCLIVA, acreditado para realizar ensayos clínicos diagnósticos y terapéuticos, y Medalchemy, una PYME acreditada para producir T12 para uso humano.

INCLIVA interviene en dos fases del proyecto. En una primera fase, aportará las muestras de plasma de pacientes COVID-19 recogidas por el Servicio de Análisis Clínicos del Hospital Clínico Universitario de Valencia para medir la proteína GPBP en sangre con EMTEST, y lo hará también en la segunda fase, realizando el ensayo terapéutico exploratorio con T12 guiado por EMTEST.

Colaboran también en este trabajo científico el Hospital Clínico Universitario de Valencia, el Complejo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela, el Hospital Arnau de Vilanova de Valencia y el laboratorio Patológika del Hospital Quirón Salud de Valencia.